Un laboratorio argentino logró participar del proceso de producción de la Spuntnik V. Ahora espera la aprobación de Moscú para comenzar la fabricación masiva.

Argentina se convirtió en el primer país latinoamericano en producir la vacuna contra el coronavirus Sputnik V. El laboratorio Richmond participó del proceso de envasado del suero, y las primeras dosis ya fueron enviadas a Moscú con el objetivo de obtener la aprobación rusa para iniciar la producción masiva de la vacuna en uno de sus plantas que se encuentra en el municipio de Malvinas Argentinas en Buenos Aires. 

Así es como Argentina se convierte en uno de los pocos países en donde se producen vacunas contra el coronavirus. Al trabajo que realiza mAbxience en alianza con AstraZeneca, se sumó un proceso que se había mantenido en secreto hasta este martes. El laboratorio en cuestión es Richmond y se espera que la producción masiva de la vacuna comience en junio de este año. Es decir, en 40 días. 

El laboratorio lo que realizó fueron pruebas de envaso del principio de activo que envió Rusia a Argentina. De esta forma, en la planta e Richmond se envasó el suero y ahora es enviado a Moscú para controlar la calidad del proceso. Este proceso es de relevancia porque es posible que Argentina pueda fraccionar, envasar y distribuir vacunas de Sputnik V fabricadas afuera en los próximos meses. Eso permite saltear un cuello de botella importante y acelerar la campaña de vacunación. 

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, el fondo soberano de inversión de la Federación Rusa) y la empresa farmacéutica Laboratorios Richmond SACIF anunciaron este martes la producción del primer lote de la vacuna rusa contra el coronavirus, Sputnik V en la Argentina.

El RDIF y sus socios han realizado una transferencia de tecnología a los Laboratorios Richmond; el primer lote producido será entregado al Centro Gamaleya para realizar el control de calidad correspondiente. Está previsto que la producción a gran escala de Sputnik V en Argentina comience en junio.

El registro se llevó a cabo a través de una autorización de uso de emergencia (emergency use authorization). La vacuna producida en Argentina podrá luego se exportada a otros países de América Central y América Latina.

Sputnik V está registrada en 60 países, con una población total de 3 mil millones de personas. La efectividad de la vacuna es del 97,6%, según el resultado del análisis de datos sobre la incidencia del coronavirus entre los rusos vacunados con ambos componentes en el período comprendido entre el 5 de diciembre de 2020 y el 31 de marzo de 2021. Es la vacuna con mayor efectividad contra el virus.

“Estamos muy entusiasmados con la posibilidad de producir la Sputnik V en Argentina, vacuna con la cual ya estamos protegiendo a gran parte de nuestra población con excelentes resultados. Será una gran oportunidad para avanzar en la lucha contra la pandemia no solo en Argentina, sino también en América Latina», enfatizó el presidente Alberto Fernández.

En tanto, Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo de Inversión Directa de Rusia, destacó que “Argentina fue el primer país en América Latina en aprobar el uso de la vacuna Sputnik V y comenzar a vacunar a la población» y celebró: «Hoy nos complace anunciar que Argentina también se ha convertido en el primer estado de la región en iniciar la producción de Sputnik V gracias a la asociación entre RDIF y Laboratorios Richmond».

«Sputnik V está aprobada en más de 10 países de América Latina y Centroamérica, y la producción en Argentina permitirá realizar las entregas a nuestros otros socios», aseguró.

Por su parte, Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond, maniestó el orgullo que significa avanzar con la producción de la vacuna contra el coronavirus y agradeció «el apoyo de RDIF que confió en la base científica y tecnológica para producir la vacuna Sputnik V en Argentina». «Nuestra empresa hará todo lo posible para garantizar que la vacuna esté disponible lo antes posible para Argentina y para toda la región de América Latina”, concluyó.

FUENTE: EL DESTAPE WEB

Deja una respuesta