ANSES recupera su rol anticíclico con inversión en la economía real

ANSES recupera su rol anticíclico con inversión en la economía real

10/08/2021 0 Por guemes

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad apostó fuerte a proyectos productivos. A través de vaciamiento y desinversión, el macrismo la había marginado debajo del mínimo legal.

En momentos de recesión y de salida de crisis como las de la pandemia, los impulsos de capital resultan claves para asegurar o consolidar esa recuperación. Deben cumplir ese rol los fondos anticíclicos, como el de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de ANSES, que realizó una sustancial inversión en proyectos productivos en el último mes que se proyecta que generarán cerca de 10.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos en esta etapa, confirmó El Destape a través del organismo y de fuentes de mercado. El macrismo hizo un minucioso trabajo en vaciarlo, por lo que la financiación de la economía real había quedado con una participación en la cartera menor al mínimo legal.

El Frente de Todos recibió al FGS con el 50% del patrimonio con el que el kirchnerismo lo cedió en 2015. En ese agujero de cuatro años, Cambiemos aplicó una combinación de malas decisiones y negociados que se encuentran en la mira de la Justicia que permitieron que se dilapiden más de U$S 30.000 millones.

Por esto, la primera tarea de la gestión actual de ANSES a cargo de Fernanda Raverta consistió en estabilizar el Fondo, incrementar su patrimonio y luego ocuparse de resolver todas las irregularidades que recibieron, como la casi nula inversión en economía real que realizó el macrismo. Se exige un piso del 5% para el “inciso L”, como se conocen a las inversiones en proyectos productivos por su lugar dentro del artículo 74 de la ley 24.241. A fines de 2019 había quedado relegado al 3,7%; es decir que violaba la legislación por 1,3 puntos porcentuales.

De representar el 1,8% de la cartera total del Fondo en noviembre de 2008, el inciso L se ubicó entre el 12% y 14,5% entre 2011 y 2015. Al final del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, la cartera de proyectos productivos representaba el 12,9%, que consistían en U$S 7.800 millones.

La caída desde los dos dígitos hasta el 3,7% la llevó adelante el ex titular de ANSES del macrismo, Emilio Basavilbaso, a través de la casi nula incorporación de nuevos proyectos, el cobro de las inversiones gestadas durante el kirchnerismo y la venta las centrales térmicas Barragán y Brigadier López. Esto último precipitó la caída de la inversión en la economía real por debajo del límite.

En el primer semestre de este año, en el inciso L quedaban sólo U$S 700 millones producto de que todavía no se habían podido realizar nuevas colocaciones, pudo saber El Destape a través de informes interna del organismo. Durante julio, el FGS fue el principal inversor en el marco de colocaciones de obligaciones negociables de empresas privadas dirigidas exclusivamente al financiamiento de proyectos productivos. Se trata de las emisiones de deuda de Pan American Energy (PAE), Generación Eléctrica Mediterránea (GEMSA) e YPF.

Al financiar la actividad económica, ANSES fomenta un crecimiento sostenible, contribuyen al desarrollo económico y generan empleos de calidad. De hecho, la ley de defensa del Fondo de Garantía de Sustentabilidad aprobada en noviembre pasado dispone que “deberá priorizar aquellas inversiones que tengan impacto directo en la economía real promoviendo la sostenibilidad del sistema previsional y de la economía argentina en general”.

Las operaciones no sólo fomentan el desarrollo del mercado de capitales argentino, sino que también contribuyen al incremento de los recursos del sistema previsional al impulsar y estabilizar el nivel de la actividad y el empleo. A través de estas inversiones decisivas, el FGS que conduce Lisandro Cleri preserva y potencia tanto la “rentabilidad directa” de los activos que administra como internaliza la “rentabilidad indirecta” que generan los proyectos destinados a fomentar la economía real. El economista, que administra los activos como estratega, busca que como consecuencia natural se den un incremento en el empleo registrado (que se traduce en mayores aportes al sistema) y el aumento de la recaudación impositiva, la cual retorna a las arcas públicas con efectos multiplicadores a través de diferentes impuestos (IVA, Ganancias, Combustibles, Monotributo y otros).

Las nuevas inversiones de ANSES en la economía real

El FGS compró deuda de tres compañías privadas a largo plazo destinada con exclusividad a inversiones que aumentarán el empleo, reducirán la necesidad de dólares para importar y reducirán el gasto del Estado. De fondo también se atendió a la búsqueda de la soberanía energética y la baja de costos. En el mercado se estima que la participación de la entidad previsional se ubicó entre el 60% y 70% del total.

En todas las colocaciones hubo una amplia participación del mercado, aún con instrumentos con plazos extensos. Con estas recientes colocaciones, el FGS lidera el desarrollo de instrumentos para financiar capital privado a gran escala.

Desde enero de 2015 hasta mayo de 2021 sólo se registraron 16 emisiones de obligaciones negociables en el mercado local con plazos iguales o superiores a los 8 años y por montos superiores a U$S 20 millones. La última compra de bonos a 10 años del FGS se dio en 2017, en el marco de colocaciones internacionales de Aeropuertos Argentinos y Pampa Energía.

Inversión en gas en Vaca Muerta

PAE lanzó bonos el 7 de julio para la perforación, terminación e intervención de pozos de gas y la construcción de las instalaciones de superficie en yacimientos no convencionales en Neuquén y convencionales en Chubut. Se proyectó desde el Gobierno que con este financiamiento en el que participó el FGS se generarán 1.000 empleos directos en la primera etapa (de 30 meses), a lo que se le deben incorporar 1.300 puestos indirectos.

El volumen de gas natural que se comenzará a producir localmente permitirá reemplazar importaciones de combustibles. Se estimó que se ahorrarán más de U$S 6.000 millones a lo largo del período 2021-2040, con casi U$S 650 millones estimado para 2022. Además, la reducción de subsidios alcanzaría los U$S 3.735 millones durante los próximos 20 años, lo que equivale a un promedio de U$S 187 millones por año gracias al menor costo del gas local en relación a los combustibles importados.

La empresa emitió bonos a cinco y diez años. Si bien recibió ofertas por U$S 304 millones, adjudicó por U$S 280 millones, el monto máximo disponible que buscaba. Es decir que si bien el FGS fue un factor clave, hubo una sobredemanda de parte del sector privado en adquirir estas herramientas.

Energía eléctrica: ahorro de dólares y generación de empleo

La empresa buscó financiamiento para el cierre del ciclo combinado de la central térmica Ezeiza. Consiste en una ampliación y conversión, lo que implica mayor generación de energía sin uso de combustible adicional. La construcción inicia se extenderá hasta 2023.

Se estima que el proyecto sumaría 2.017 empleos de manera directa y 1.208 empleos de manera indirecta. El cierre de ciclo implica un menor consumo de gas por MW de energía producida. El costo en dólares del gas utilizado sería de 26,5 U$S/MWh contra el costo actual de 47,6 U$S/MWh, lo que significa una reducción del 55% en el costo de producción. En consecuencia, el ahorro en el costo de gas por parte de CAMMESA rondaría los USD 41 millones por año, totalizando cerca de USD 300 millones entre 2023 y 2030.

Adicionalmente, se calcula que la recaudación tributaria total asociada al desarrollo del proyecto será de U$S 45,5 millones vinculados al IVA, Ganancias, Aportes y Contribuciones y derechos de importación. Se trata de recursos que vuelven a las arcas del Estado.

Esto se financió con la colocación de dos obligaciones negociables garantizadas: una denominada en UVAs a 5 años y otra en dólar link a 8 años. La compañía, que buscaba un fondeo en un rango de U$S 110 a U$S 130 millones, recibió ofertas totales por U$S 160 millones por el masivo interés del mercado.

Aumento en la producción de YPF en Vaca Muerta

La petrolera nacional buscó financiamiento para la perforación y terminación de pozos productores, la construcción de las instalaciones de superficie y su posterior operación en Loma Campana, La Amarga Chica y Bandurria Sur (Vaca Muerta, Neuquén).

Las proyecciones indican que la generación de empleo directo en la etapa de inversión sería de 1.910 empleados para 2021-2022. A esto se le debe incorporar una estimación de 2.400 puestos de trabajo indirectos.

El ingreso de divisas por mayores exportaciones y por sustitución de importaciones de gas en los 20 años proyectados superaría los U$S 5.500 millones (U$S 4.750 millones de la venta de petróleo y U$S 745 millones por sustitución de compras de gas al extranjero).

Respecto a los volúmenes de crudo producidos y exportados, se estima un ingreso en concepto de retenciones de U$S 352 millones en los 20 años considerados en el análisis. En lo que respecta a la mayor producción de gas, la reducción de subsidios alcanzaría los U$S 547 millones durante los próximos 20 años gracias al menor costo del local en relación a los combustibles importados.

El proyecto se fondeó con la colocación de un bono a 11 años bajo modalidad dólar link. La empresa realizó la emisión de la ON bajo el régimen de oferta pública, en la que también recibió más ofertas de los U$S 384 millones adjudicados.

FUENTE: EL DESTAPE WEB