El Presidente va a Catamarca y visita una fábrica textil líder de marcas emblemáticas

El Presidente va a Catamarca y visita una fábrica textil líder de marcas emblemáticas

25/08/2021 0 Por guemes

Desde las 18:00, el jefe de Estado estará acompañado por el gobernador Raúl Jalil en el acto oficial por el Bicentenario de la autonomía provincial. También recorrerá las instalaciones de la planta que produce la ropa de trabajo Grafa y Ombú.

En el acto, el Presidente estará acompañado del gobernador local Raúl Jalil.

El presidente Alberto Fernández visitará este miércoles la provincia de Catamarca para participar del acto oficial por el Bicentenario de la autonomía provincial y realizar otras actividades, entre ellas una recorrida por la empresa textil Confecat S.A., que elabora ropa y calzado de trabajo.

El dueño de esa empresa, «acompañando el actual proceso de reactivación económica y de desarrollo industrial, hizo su aporte haciéndose cargo de dos marcas icónicas de nuestro país, como Grafa y Ombú, que de ese modo volvieron a manos argentinas», informaron fuentes oficiales.

Los portavoces explicaron que se trata de «Carlos Muia, quien desde Catamarca compró el 45% de Santista Argentina, el principal productor de denim y ropa de trabajo del país y además adquirió Confecciones Riojanas, una planta que fue cerrada en 2019 y que ahora se llama Confelar».

Muia se radicó en Catamarca hace 40 años, fundó la empresa textil Confecat, es dueño de cuatro plantas textiles en el norte y da trabajo a 1.675 operarios, lo cual «lo convierte en el mayor empleador de la provincia», añadieron las fuentes.

«Comprar Santista fue la operación más importante de mi vida», dijo Muia sobre la ex Grafa (Grandes Fábricas Argentinas), fundada hace 95 años por el grupo Bunge & Born para industrializar fibras.

En los años ’40 sumó a la marca Ombú, que se consolidó como la líder en el segmento de ropa de trabajo.

Santista tiene una planta en Famaillá, Tucumán, donde trabajan 900 operarios. Es líder en la producción de denim y ropa de indumentaria de trabajo con la marca Ombú, entre otras.

Las fuentes detallaron que la planta fabril de Tucumán «produce 2.200.000 metros de tela mensuales, de los cuales 1,2 millón es de jean y gabardina de prendas de vestir y un millón es tela de indumentaria para trabajo». Además «es el mayor productor de telas de jeans del mercado nacional y produce el 80% de la ropa de trabajo que se usa en la Argentina».

Además, Santista es dueña de la marca Grafil que produce telas para el sector salud y guardapolvos colegiales.

«Estamos orgullosos por la compra, estamos orgullosos por la visión de país que nosotros queremos. Queremos un país donde la burguesía nacional recupere el protagonismo de conducir resortes básicos de la economía en la industria y en el comercio», destacó Muia, quien también es presidente de la Unión Industrial de Catamarca.

Los voceros oficiales resaltaron que «Muia recuperó Confecciones Riojanas, que había cerrado en 2019 y tiene dos plantas en La Rioja pero además una hace más de 11 años en Famatina, con más de 100 operarios».

El empresario argentino que recuperó Grafa: «Estamos orgullosos de volver a ser protagonistas»

El empresario textil radicado en Catamarca, Carlos Muia, que compró el 45% del paquete accionario de Santista Argentina, ex Grandes Fábricas Argentinas (Grafa), manifestó su deseo de que la burguesía nacional recupere el protagonismo de conducir «resortes básicos» de la economía en la industria y en el comercio.

La empresa textil Confecat S.A., el mayor empleador privado de la provincia. Foto: Facebook Municipalidad de Famatina.
La empresa textil Confecat S.A., el mayor empleador privado de la provincia. Foto: Facebook Municipalidad de Famatina.

«Estamos orgullosos por la compra, estamos orgullosos por la visión de país que nosotros queremos. Queremos un país donde la burguesía nacional recupere el protagonismo de conducir resortes básicos de la economía en la industria y en el comercio», manifestó Muia en diálogo con Télam.

Santista es una empresa textil que produce 2.200.000 metros de telas al mes, de los cuales 1.200.000 metros es de tela de índigo para jeans y el resto es para ropa de trabajo. Su planta industrial se encuentra en la localidad de Aguas Blancas, dentro del municipio de Famaillá, a 25 kilómetros de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

El empresario y presidente de la Unión Industrial de Catamarca puntualizó que el empresariado argentino «debe recuperar empresas que garanticen ser los resortes básicos de la economía del país».

«Nosotros tuvimos durante la época de Bunge y Born, que era el dueño de 20 empresas: Molinos Río de la Plata, Alba, Envase Centenera, Industria Química, Duperial, Grafa, y vimos como la mayoría de esas empresas pasaron a manos extranjeras, como pasó a manos extranjeras Loma Negra que era de Fortabat», dijo.

En ese sentido, Muia agregó: «Para nosotros es un orgullo esto, la verdad que como país creemos que los argentinos tenemos que recuperar estas empresas y tener esos resortes básicos de economía del país».

Muia, quien se radicó en Catamarca hace casi 40 años y fundó la empresa textil Confecat S.A. convirtiéndola en el mayor empleador privado de la provincia, explicó que comprar Santista Argentina en un contexto poco favorable fue «la operación más importante de su vida, una visión y un anhelo».

«La verdad que para nosotros fue una operación muy importante, quizás en nuestra vida empresaria con mi hermano, fue el logro más importante que hayamos conseguido. Habitualmente compramos casi 200 kilómetros de tela a Santista, es decir es uno de nuestros proveedores más importantes en la parte textil, con lo cual integrarnos con nuestro proveedor más importante siempre fue un anhelo, una visión y un objetivo que lo pudimos conseguir», afirmó.

«Para nosotros es un orgullo esto, la verdad que como país creemos que los argentinos tenemos que recuperar estas empresas y tener esos resortes básicos de economía del país»

En esta línea, Muia explicó que la compra del 45 % de Santista no fue fácil y no recibió el apoyo que esperaba del gobierno nacional.

«Nos costó mucho esfuerzo, porque no nos acompañó el gobierno en la forma que nos prometió acompañar, dándonos acceso al mercado único de cambio donde el billete cuesta 100 pesos. Nosotros tuvimos que pagar una deuda en dólares, porque había que pagar al exterior, por lo que tuvimos que salir a comprar a contado con liqui a 170 pesos, un esfuerzo enorme», explicó.

Muia también hizo referencia a la recuperación de Confecciones Riojanas, que había cerrado en 2019 y hoy forma parte de su grupo empresario luego de hacerse cargo de la deuda concursal que mantenía la empresa.

«Nosotros tenemos dos plantas en La Rioja, una hace más de 11 años en Famatina con más de 100 operarios que trabajaban para nuestra empresa de Catamarca haciendo capelladas de cuero, después habíamos ampliado también en Famatina a 40 personas una nave nueva de confección», contó.

«En su momento el gobernador Ricardo Quintela de La Rioja, nos pidió que hiciéramos un esfuerzo porque había una empresa que en el 2019 estaba cerrada y era muy cercana a sus sentimientos y bueno, nos pusimos a trabajar en ese proyecto y asumimos nosotros la deuda concursal que tenía esta empresa, y hoy es una planta de nuestro grupo que se llama Confelar III», manifestó.

En relación con la situación que viven los industriales en la actualidad, Muia destacó que hay algunos sectores que están trabajando a «capacidad máxima instalada».

«Hay sectores industriales en los cuales se nota la recuperación quizás porque hay un comercio exterior administrado, no está entrando cualquier cosa, sino que están entrando insumos básicos para la industria nacional, entonces eso hace la capacidad instalada local se potencie», explicó.

Finalmente, el empresario indicó que hay que trabajar en un nuevo régimen de contrato de trabajo para potenciar la capacidad de los empresarios de dar trabajo.

«Tenemos que instalar el tema de la contratación del personal, no podemos seguir con un régimen de contrato de trabajo de hace 50 años, tenemos que ir a regímenes de contrato de trabajo muchos más modernos. Tenemos que liberar la potencialidad de los empresarios para contratar personal y no cargarle la mochila de una vez que lo contrata no puede despedir y se despide tiene doble indemnización, tiene juicios», concluyó.

FUENTE: TELAM