Lula da Silva asumió en Brasil: quiénes le dieron la banda presidencial

Lula da Silva asumió en Brasil: quiénes le dieron la banda presidencial

02/01/2023 Desactivado Por guemes

Fuente: Página 12

Luiz Inácio «Lula» da Silva asumió este domingo la presidencia de Brasil y tras jurar en el Congreso nacional, se trasladó a las escalinatas del acceso del Palacio del Planalto, sede del Poder Ejecutivo, para recibir sus atributos presidenciales.

En ese contexto, ante la negación del ahora expresidente, el derechista Jair Bolsonaro, de hacer el correspondiente traspaso, integrantes de etnias y minorías sociales le entregaron la banda al líder del Partido de los Trabajadores (PT).

Principalmente, que le puso la reconocida banda con los colores de la bandera brasileña fue identificada como  Aline Sousa, una mujer de  33 años, que se dedica al reciclado desde los 14. Además, Sousa preside una red de cooperativas de coleccionistas y es una de las articuladoras nacionales del movimiento.

Entre los otros integrantes estuvieron, Ivan Baron, un influencer digital con parálisis cerebral causada por una meningitis viral y el cacique Raoni Metuktire, uno de los principales líderes indígenas de Brasil, reconocido mundialmente.

Medio locales también precisaron que se encontraba Francisco, un niño de 10 años, que obtuvo el primer lugar en 2022 en el campeonato de natación de la Associação Aquatica Paulista; Weslley Rodrigues Rocha, un obrero metalurgico; Murilo de Quadros Jesus, profesor de portugués; Jucimara Fausto, cocinera; y Flávio Pereira, un artesano, que asistió a una vigilia en Curitiba durante el arresto de Lula.

Tras ser investido con los atributos del mando, Lula se tomó de las manos con su vicepresidente, Geraldo Alckmin, y sus respectivas esposas, para levantarlas en saludo a la multitud que siguió la ceremonia desde la explanada del edificio.

El faltazo de  Jair Bolsonaro

Según marca el protocolo, el presidente saliente es el encargado de pasar la banda a su sucesor, pero Jair Bolsonaro, quien sigue sin reconocer su derrota en las urnas, decidió no participar en los actos de investidura y viajar a Estados Unidos sin previsión oficial de vuelta.

Desde que perdió la segunda vuelta durante el 30 de octubre pasado, Bolsonaro se mantuvo discreto en su residencia oficial, reduciendo al mínimo su presencia en actos públicos y su actividad en las redes sociales.

No obstante, antes embarcarse hacia a EE. UU., se dirigió a sus seguidores en un vivo en redes sociales en el que intentó desligarse de las protestas golpistas.

Así fue que la ceremonia de investidura se celebró bajo estrictas medidas de seguridad, por las amenazas de esos activistas del bolsonarismo más radical que exigían un golpe militar para mantener al líder de la ultraderecha en el poder y que causaron graves disturbios en vísperas del evento de asunción de Lula.